Se trata del primer portero anunciado para el equipo de Pablo Gil, y llega procedente de la UD Sur de categoría 1ª Provincial de Aficionados

 

 

Pablo de la Fuente Rebollo (21-01-1998) es nuevo guardameta y la sexta incorporación del Aficionado A. Llega procedente del primer equipo de la UD Sur, club en el que además ha militado en categoría infantil, juvenil División de Honor y Liga Nacional. Entre medias, pasó por el Arroyo y el Villa de Simancas –éste último en categoría cadete–.

Le definen como un “auténtico gato”. Se trata de un portero sobrio, que domina y manda en el área y que, además, es muy comunicativo. Gracias a su corpulencia va bien por alto, y considera que el juego aéreo es uno de sus “puntos fuertes”. Llega al primer equipo del Villa de Simancas con “mucha ilusión”, ya que es una categoría nueva y en la que tenía ganas de jugar. “Espero que sea una temporada con más cosas positivas que negativas, que me ayude a crecer como portero y a mejorar día a día”, afirma.

Estima que el punto clave para realizar una buena temporada colectiva es “ser un equipo”, algo de lo que no tiene duda que se conseguirá: “conozco a gran parte de la plantilla y hay un gran vestuario. Y si a un buen vestuario le das también grandes jugadores puede salir algo muy bueno”, sentencia. Consciente de que debido a su juventud aún le quedan cosas por aprender, llega al equipo dirigido por Pablo Gil para “agradecer la confianza” puesta en él, algo que devolverá con “compromiso y seguridad”.

Aterriza en Los Pinos a pesar de contar con alguna oferta más de Regional de Aficionados, pero poco tuvo que pensar a la hora de tomar una decisión: “Pablo me llamó y me convenció bastante, aunque poco tenía que decirme para hacerlo. Además, los jugadores que conozco me habían hablado muy bien del equipo”. Relata como el punto más fuerte para volver a vestir la elástica simanquina fue el escuchar el nombre del que esta temporada será el encargado de trabajar con los guardametas: Quique Lozano, “es un gran entrenador de porteros”, afirma.

Lo poco que queda por decir, lo dirá sobre el terreno de juego. Una vez más, tu suerte será la nuestra, ¡bienvenido!

Deja un comentario